top of page
Search
  • Writer's pictureLou Hernández

26-11-23 - VISIONES FAMILIARES QUE NOS LLEVAN A LUGARES PELIGROSOS - Marcos 5:1-6

Cita personal: Oremos: Padre Dios sabemos que escuchas nuestro clamor en tiempos desesperados y también tu palabra dice; que cuando uno o dos estamos reunidos orando, tu Espíritu Santo esta presente escuchando nuestra oración. Con humildad, te pedimos que nos escuches pidiendo sanidad para nuestros queridos amigos y familiares que están luchando contra enfermedades criticas. Sólo tú, Padre Dios, puedes devolverles la salud si es tu voluntad Padre. Pidiendo un milagro en sus vidas Padre Dios, para que puedan ser testimonio de tu gran amor por ellos. Tú conoces a cada uno de ellos y los llamas por su nombre: GP, NR, TG, MAHM, ST, SC, MAHL, LN, CH, MD. Así mismo te pedimos suavices los corazones de los lideres de los Países que están en guerra hay tantos Padre Dios, para que encuentren soluciones con paz y protección para sus pueblos, protege a nuestros hermanos y hermanas especialmente a los niños que están sufriendo que no saben el porque esta pasando esto, te lo pedimos en el nombre de tu amado hijo Jesus Cristo nuestro Señor de Señores y Rey de Reyes. AMÉN.


MENSAJE POR PASTOR ROB INRIG DE

BETHANY BAPTIST EN RICHMOND, BC

Nosotros no pensamos mucho en el contexto en el que Jesús vivió sus primeros años. Y con razón porque las Escrituras apenas hablan de ello. Pero por unos minutos pensemos en cómo se desarrolla algo de eso, tanto en lo que vemos en nuestro pasaje de esta mañana como, mucho más importante, en cómo se desarrolla en la forma en que vivimos ahora. Quiero hacer eso con algo que nos cuentan brevemente de una manera que fácilmente se pasa por alto. Nótese :3 donde se nos da una lista de 4 hermanos – Jesús 1 de 5 hermanos con la información adicional de que El tenía hermanas – no una sino algunas.


Entonces, ¿qué nos dice eso? Bueno, está lo obvio - que durante un breve período de tiempo, Jesús, como cualquier primogénito, habría sido el ' jefe ' en términos de recibir el 100% de la atención de sus padres terrenales. Atención no compartida diferente a cualquier cosa que recibirían sus hermanos y hermanas que le sucedieran a El.


No es de extrañar. Pero también recibió atención por razones que habrían desafiado a sus padres en formas que no podemos imaginar - su llegada se dio a conocer espectacularmente mediante un anuncio celestial, luego promulgado y ungido celestialmente. ¿Cómo afronta eso cualquier padre? Tomarlo en tus brazos y luego criarlo no tanto como un hijo dado por Dios sino como el Hijo dado por Dios . Este Hijo sostenido en tus brazos, plenamente Dios.


Pero como se nos dice y este versículo nos recuerda, Jesús también vino como un hombre completo, lo que significaba prácticamente hablando, Jesús viviendo con hermanos y hermanas más jóvenes que Él. Hermanos y hermanas que pelearon y se quejaron. Hermanos y hermanas que casi seguramente se habrían posicionado y conspirado en un esfuerzo por ganarse el favor de sus padres . Y sí, hermanos y hermanas que, en ocasiones, habrían hecho todo lo posible por superarse unos a otros en el día a día de la vida fraternal. En otras palabras, Jesús vive en un entorno que no es diferente al que es verdad para muchos de nosotros.

Es un poco extraño pensarlo de esta manera, pero también es un error no pensarlo de esta manera. Jesús en medio de las cosas, entre hermanos que lucharon y hermanas, rápidas en denunciar esas peleas. Y sí, en algunos casos, cuando sirvió a sus propósitos, se invirtieron los roles de quién informaba sobre quién. En esta mezcla, los padres intentan liderar y dirigir en un hogar de personalidades en competencia - armonía en un momento y arrancándose el cabello en el siguiente.

El punto es que Jesús en Su humanidad creció en un mundo muy parecido al nuestro. Y en Su mundo inmediato, Sus hermanos, en su familiaridad unos con otros, viendo a Jesús en lo cotidiano, no muy diferentes a ellos. Está bien, que Él era diferente, obviamente es innegable. Y con el tiempo, esa diferencia es aún más evidente, pero en el roce de día a día es probable que algo se pase por alto. Tanto es así, que luego Juan nos dice, que cuando Jesús finalmente comienza a darse a conocer, “ Ni aun sus hermanos creían en Él ” Juan 7:5 . Ellos, viviendo en el día a día familiar, extrañaban a Aquel que vivía entre ellos.


Y eso es exactamente lo que vemos en este pasaje cuando Jesús llega a su ciudad natal, otros familiarizados con Él atrapados en una desconexión que no pueden resolver . Por un lado, son testigos de lo asombroso - Su sabiduría y obras poderosas más allá de todo lo que jamás hayan oído o visto. La sabiduría y las maravillas, se nos dice, ' les asombro ' . Pero al no tener un lugar donde poner esas cosas, no les tomó mucho tiempo dejar de lado lo sorprendente. Después de todo, para ellos Él era parte de su paisaje local - obviamente precoz e inusualmente obediente, pero cuando miraban el pedigrí familiar, no tenían motivos para sentirse impresionados.


Y en los breves momentos que estuvieron tentados a pensar diferente, rápidamente abandonaron la familiaridad que tenían con un joven Jesús que seguía los pasos de su padre. Él era simplemente un trabajador, un carpintero , más exactamente, un trabajador de la piedra y la madera. ¿Y qué gran maestro, qué gran profeta Mesías viene de un trasfondo así? Sin tener idea de que algún día este profeta Mesías hará lo espectacular tanto en lo que logra con la madera como en lo que logra al mover alguna piedra , particularmente mover una piedra muy grande. Y, sin embargo, incluso entonces, su logro en su mayor parte no fue reconocido; Su logro en su mayor parte no se creyó. Esos espectáculos se los perdió la mayoría, salvo aquellos que los vieron con el corazón abierto.


Porque quienes vivían a su alrededor se negaban a ver más allá de lo familiar y no tenían lugar para lo asombroso. Y con eso , la familiaridad entró y surgió lo asombroso.


No se pierda lo que nos cuentan sobre lo rápido de su respuesta al cambio de Jesús - desde permanecer asombrados con incredulidad hasta una animosidad abiertamente expresada, donde se ofenden con Jesús.


¿Cómo se atreve El a actuar de manera que sugiera que es diferente a ellos? Mayor que ellos. Tener respuestas más verdaderas que ellos.


Porque admitir que Él es ' más que ' en la forma en que Jesús se presenta ante ellos, no simplemente: más sabio , como un hombre al que hay que escuchar , no sólo poderoso , como a un profeta que debe ser considerado , sino como Alguien que supera con creces incluso al más grande de los lo que ellos podrían haber imaginad - lo cambia todo. Y no estaban dispuestos a ir allí. Su experiencia con lo familiar no se lo permitiría.


Que es lo que Jesús observa, Un profeta no carece de honor excepto en su propia ciudad... Y no pudo hacer allí ningún milagro ahi ... y El se maravilló de su incredulidad. :4-6.


Entonces, ¿adónde los había llevado la familiaridad? Mucho más importante, ¿a dónde nos lleva si no tenemos cuidado de estar en guardia contra actitudes que tan fácilmente se nos escapan?


Primero , con lo que acabamos de observar: la familiaridad oscurece lo que vemos y silencia lo que ESCUCHAMOS . Incapaces de superar lo que creían saber, se perdieron de hacia dónde apuntaban los milagros y lo que Sus palabras les harían oír. Y con eso, ellos son representativos de lo que Jesús habló antes de la semilla arrojada en tierra dura que se comía antes de que pudiera plantar y echar raíces.


En segundo lugar , la familiaridad paraliza la curiosidad . Aquellos que conocieron a Jesús lo vieron a El con ojos que determinaron que habían visto todo lo que había que ver. Habían visto el aserrín en Su cabello y el polvo de piedra en Su ropa que les decía todo lo que necesitaban saber. Y luego estaban Sus hermanos - obviamente impresionados por las cosas que Él podía hacer y las cosas El que decía, pero durante mucho tiempo, ¿solo uno entre ellos, pero más allá de eso…?

En tercer lugar , la familiaridad nos priva de un corazón abierto y dispuesto a llenarnos de asombro . Optar por la familiaridad que predispone a dar explicaciones o bajar el tono. Familiaridad que predispone a centrarse en cosas comprendidas, cosas que encajan en contextos ya conocidos. Y fijos en mirar allí, llegamos a la conclusión de que no hay ninguna maravilla que ver, ni ninguna pasión en la que entrar. Porque ahí es donde nos lleva la familiaridad. Por eso observará Jesús, entré en tu casa, y no Me diste agua para mis pies ... no me diste beso (de bienvenida) ... no ungiste Mi cabeza con aceite. Lucas 7:44-46 . No te importó. No lo viste . No lo valoraste . No actuaste .


La verdad es que cuando dejamos de oír lo que necesitamos oír, cuando dejamos de ver lo que necesitamos ver, cuando nuestra curiosidad desaparece y nuestro corazón ya no se inclina con asombro, la incredulidad nunca se queda atrás.


Puede que no sea una incredulidad total lo que nos aleja de Jesús, pero fácilmente se convierte en incredulidad que no nos vuelve completamente hacia Él , no de ninguna manera significativa en la que lo veamos tal como Él realmente es. Aquel para quien realmente vivimos. Familiaridad donde permitimos que Dios esté menos de lo que Él es . Una vez más, no es que no creamos ; es que realmente no creemos . Observe cómo Marcos describe el impacto de esta forma de incredulidad. Jesús no pudo realizar ningún acto poderoso allí :5 . Este es un comentario muy revelador que nos dice que Jesús está limitado en lo que puede hacer debido a nuestra incredulidad. No porque Su poder sea menor sino porque no ingresamos en cómo Dios quiere trabajar con nosotros para lograr lo que Él desea. Cuando elegimos no ser parte de eso, obstaculiza lo que Dios está dispuesto a hacer.


Como observa Tony Evans: (American Christian Pastor) La incredulidad es tan poderosa que te mantendrá estancado donde estás. La incredulidad es tan poderosa que mantendrá a Dios a distancia. La incredulidad es tan poderosa que detendrá lo que Dios quiere hacer en nuestra vida.


Contraste la incredulidad que Jesús experimentó en su ciudad natal con lo que vemos en las acciones de otra persona que vio a Jesús de manera muy diferente a aquellos que habían optado por lo familiar. Ella vino en adoración para derramar su frasco de alabastro. Ella vino sin ojos que le vieran familiares; sin corazón que deje que el amor disminuya. Cayendo ante Él, ungió Sus pies con un regalo digno del Rey que ella sabía que era. Ninguna familiaridad aquí. Simplemente asombro. Me pregunto. Sólo amor desenfrenado y sin vergüenza.


Entonces, ¿cómo llegamos al lugar al que llegó esta mujer? ¿Y es eso posible?


Bueno, comienza reconociendo dónde estamos realmente en nuestra relación actual con Jesús, una relación de familiaridad muy distante de quién es Él, con el resultado de que:


nuestra vista es menos clara

nuestra fe es menos fuerte

nuestra oración es menos audaz

nuestro asombro es menos radiándote

nuestra pasión es menos intensa

nuestra relación es menos viva.


En lugar de dejarlos pasar, debemos hacer una pausa y reflexionar sobre ellos por un momento y determinar : ¿ quién es el Jesús ante el cual vengo a adorar, qué maravilla abriré los ojos para ver, qué pasión me permitiré expresar?


Pero el reconocimiento por sí solo puede decirnos dónde estamos, pero no nos lleva adónde debemos ir ni cómo llegar allí. Para ello, debemos pasar del reconocimiento a la acción iniciando un proyecto de demolición que derribe los muros de lo familiar en lo que hemos llegado a creer. Paredes como:


UNA MIRADA DE JESÚS QUE VINO A SER NUESTRO SALVADOR . No lo hizo . Él vino para ser nuestro Salvador y SEÑOR . Él vino no solo para que podamos estar en el cielo, Él vino para que pudiéramos vivir como Sus discípulos en un cielo venidero, sí, pero viviendo ahora plenamente en obediencia, conociendo Su paz, conociendo Su gozo. Sus discípulos que experimentan la vida que El tiene para nosotros, viviendo esa vida ahora para que otros, también puedan tener esa vida. Eso no significa una vida libre de problemas y todo estará bien, pero sí significa una vida con Dios, su presencia y poder capacitándonos en las cosas que enfrentamos.


Otra familiaridad que necesita ser desmantelada es UNA VISIÓN DE JESÚS EN LA QUE NOS AJUSTAMOS CON MUCHA FÁCILIDAD . Cuando la gente conoció a Jesús por primera vez, Se le echaba de menos por la mayoría porque El no vino como se esperaba.


En apariencia, ÉL NO TENÍA EL ASPECTO QUE SE ESPERABA . Isaías nos dice, El Creció … como renuevo tierno, como raíz de tierra seca; El No tiene forma majestuosa ni majestad para que podamos mirarlo. no apariencia que deberíamos sentirnos atraídos hacia Él Es 53:2 . En otras palabras, Él no era el rey Saúl, destacando por encima de todos , más apuesto que cualquiera en Israel 1 Sam 9:1,2 . Tampoco era el rey David, un guerrero apuesto y victorioso.

En actitud, ÉL NO IMPRESIONÓ CON ATRIBUTOS PROPIOS DE UN REY . Sin entorno de gloria. Ninguna conquista hecha por el poder. En cambio, asumiendo la naturaleza de un sirviente. Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios. algo a que aferrarse, sino que se hizo nada (se vació a si mismo) tomando la naturaleza misma de siervo, hecho a semejanza del hombre. Y hallándose en apariencia de hombre, se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte - ¡ hasta la muerte en la cruz! Fil 2:6-8


En acciones, ÉL NO HIZO LO QUE SE LE EXIGÍA QUE HICIERA . Él no satisfizo la disposición de la gente a creer SI Él los entregó en la forma que ellos pensaban que El debía hacerlo; SI Él dio respuestas, ellos determinaron que eran las mejores; SI respondió en el momento en que le preguntaron; SI Él aprobó los estilos de vida que eligieron. En otras palabras, Él no permitió que otros lo encajaran en un Dios de su elección.


Se trata de esto, recuerda Salomón, Confía en el Señor con todo tu corazón y NO TE APOYES. No confíes en tu propio entendimiento . Reconócelo en todos tus caminos y Él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión : teme al Señor , y apártate del mal Prov 3:5-7. Que nuestra visión de Dios, por más informada que creamos, siempre se quedará corta.


UNA VISIÓN DE JESÚS SEPARADA DE SU GLORIA – cuando Jesús se despojó a sí mismo, dejó a un lado el privilegios de la divinidad dejando de lado Sus derechos y velando Su gloria , eligiendo en cambio la posición de esclavo. Esto nos recuerda cuando, al final de Su ministerio terrenal, Jesús ora para que Su Padre restaure Su antigua gloria. Padre , te he glorificado en la tierra. He terminado la obra que me diste que hiciera. Y ahora, oh Padre, glorifícame juntamente contigo mismo, con la gloria que tuve contigo antes que el mundo existiera . Juan 17:4,5


¿El punto? Aquellos que viven y se codean con Él no tienen testimonio de Su gloria, lo cual es comprensible porque se nos dice que Su gloria está velada pero también se nos dice que, Aquellos que a El buscan le encontraran a El cuando lo busquen con todo su corazón. Jeremías 29:13 . ¡Dios revela suficiente de Su gloria a los que creemos para que, al verla, podamos ser transformados a Su propia imagen! - Pero lo poco de Su gloria que vemos, está muy alejado de la Gloria que algún día veremos.


Cuando pensamos poco en la gloria de Dios, entramos en uno de los lugares más peligrosos que la familiaridad quiere llevarnos porque nos da una visión de Dios mucho menor de quién es Él. Es en este lugar que determinamos el Dios a quien escucharemos, el Dios que seguiremos , el Dios que obedeceremos . En contra de eso, considere lo que dijeron los profetas cuando vislumbraron la gloria de Dios , Isaías: ¡Ay de mí, estoy perdido! Soy un hombre pecador. tengo labios sucios Es 6:5 . Ezequiel - Cuando lo vi, caí a sus pies como muerto . Ez 1:28 . Moisés - Estoy aterrorizado y temblando. Hebreos 12:21. Y cuando Juan ve a un Jesús celestial, caí a sus pies como un muerto Apocalipsis 1:17 . ¿Y por qué?


Escuche nuevamente lo que leemos en Apocalipsis 1, Entre los candeleros era alguien como un hijo del hombre vestido con una túnica que le llegaba hasta los pies y con una faja dorada alrededor del pecho. El cabello de su cabeza era blanco como lana, blanco como la nieve, y sus ojos como fuego ardiente. Sus pies eran como bronce refulgente en el horno, y su voz era como el ruido de aguas que corren. En su mano derecha sostenía 7 estrellas, y de su boca salía una espada aguda de doble filo. Su cara era como el sol. brillando en todo su esplendor. 1:13-16

Esta imagen nos recuerda otro lugar peligroso al que nos lleva la familiaridad, que es UNA MIRADA DE JESÚS QUE NO CAUSAR QUE TEMAMOS A DIOS .


¿Otra vez? ¿ No se nos dice una y otra vez cuánto somos amados por Dios? Cómo Él es nuestro Padre. Cómo Él es nuestro Pastor. Cómo Él es nuestra Ayuda. Entonces, ¿cómo encaja el temor de Dios en eso?

Para eso quiero recurrir a algunas otras Escrituras para que las consideremos,


Amados, limpiémonos de toda inmundicia de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. 2 Cor 7:1 Si invocáis al Padre, que sin parcialidad juzga según la obra de cada uno , comportaos durante todo el tiempo de vuestra estancia aquí con temor. 1 Pedro 1:17 Sal 25:14 El Señor es amigo de los que le temen.


Bien, entonces el último versículo realmente ayuda porque une el temor y la amistad con Dios - en otras palabras, el temor del que estás hablando es asombro. Pues sí y no. ¿Existe una sensación de asombro ante Dios que nos lleva a un lugar de adoración? Absolutamente. ¿Cómo puede ser de otra manera cuando vemos Su gloria? Asombrado por lo que ha hecho. Asombrado porque nada ni nadie se puede comparar. Asombrado porque Uno tan grande, en Su amor, nos ha acercado tanto. Asombrado porque este Dios te ha llamado su hijo. Este Dios que abrió los mares, caminó sobre las aguas, limpió a los leprosos y resucitó a los muertos. Este Dios que ES digno de nuestro asombro.


Pero si bien el temor que debemos tener puede incluir asombro, también hay un temor que debemos tener que es diferente al asombro. Y sin este miedo, somos tan fácilmente engañados que que cometemos pecado en lugar de vivir una vida llamada a la santidad. Echa un vistazo a lo que vemos aquí:

Dios debe ser grandemente temido en la asamblea de Sus santos Y ser tenido en reverencia por todos aquellos que lo rodean Sal 89:7 y, ya que estamos recibiendo un reino inconmovible, tengamos gracia, mediante la cual podamos servir a Dios aceptablemente con reverencia Y temor piadoso . Porque nuestro Dios es fuego consumidor. Hebreos 12:28,29.


En estos versículos y más, vemos que la reverencia y el temor están relacionados pero son diferentes. La reverencia trata con el asombro. El temor piadoso y el fuego consumidor me llevan más allá de Su bondad, más allá de Su amor, más allá de Su gracia para que nunca olvidemos Su grandeza, una grandeza TAN más allá de cualquier cosa que podamos imaginar. Un miedo mucho más que asombro. Un Dios ante Quien, todos debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno de nosotros reciba lo que nos corresponde. por las cosas que se hacen mientras se está en el cuerpo, sean buenas o malas . 2 Cor 5:10,11


Este Dios, que si no fuera por Su gracia, un simple vistazo nos destruiría. Dios insondable e incomparable. El salmista entiende que cuando escribió: ¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él, y el hijo del hombre para que te preocupes por él? Sal 8:4 Este Dios ante Quien los ángeles día y noche no dejan de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso ' Apocalipsis 4:8. Un Dios de santidad inaccesible, pero porque somos perdonados en la justicia de Jesús , podemos acercarnos a él.


Sin embargo, incluso en nuestro perdón, no olvidemos lo que dice el salmista: Dios es muy temible en la asamblea de sus santos . Es decir, se le debe temer donde se reúne el pueblo de Dios . Esto no es una advertencia para aquellos que no creen . Es una advertencia para quienes lo hacen. Una advertencia para no tomarlo a la ligera. Para no venir - nuestros corazones en otra parte. No venir, es una cosa más que hacemos. No venir, pensar cómo vivimos y cómo actuamos es algo que decidimos nosotros, nadie más. Donde elegimos qué cosas Dios dice que aceptaremos y aquellas que no . Recuerda la advertencia de Jesús, Por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Apocalipsis 3:16 . Algunas traducciones traducen esa frase, escupirte . Esa es una buena versión desinfectada, pero simplemente no está bien. La palabra es vómito , que transmite en un lenguaje fuerte cómo ve Dios cuando lo deshonramos, tratándolo como menos de lo que Él es. 1 Samuel 2:30 nos dice: Honraré a los que me honran y despreciaré a los que Me menosprecien . No se pierda la fuerza de este lenguaje que describe la reacción de Dios cuando lo deshonramos. Este es el Dios de grandeza al que debemos temer , no porque quiera atraparnos, sino porque nosotros, en nuestra necedad, no lo alcanzamos . Que Él es Dios Supremo. Dios sobre todo. Dios ante quien todos nos inclinaremos. ¿Significa esto que debemos tener miedo de Dios? No, no para aquellos que han puesto su fe en Jesús, pero sí significa no olvidar ni por un momento quién ES ÉL.


Joy Dawson ( Misionera y American Autor Cristiana) lo dijo bien: Cuando lo veamos cara a cara en toda Su asombrosa santidad y gloria resplandeciente, nos parecerá increíble que alguna vez hayamos tenido un pensamiento casual en relación con Él.


Así que esta mañana ¿Dónde nos deja esto a ti y a mí? Te diré un lugar donde no puede, que no se atreve a dejarnos , encogiéndonos de hombros. ¿Esta mañana Dios te llama a decidir quién es Dios para ti? ¿Es Él uno, considerado poco más que familiar? ¿Dios cuya gloria elegimos no ver? ¿Dios a quien ya no miramos con asombro? ¿ Dios ante quién hemos perdido el sentido del miedo?


Haríamos bien en recordar lo que observó CS Lewis: Un hombre que era simplemente un hombre y decía la clase de cosas que dijo Jesús no sería un gran maestro moral. O sería un lunático ( al nivel del hombre que dice que es un huevo escalfado ) o sería el diablo del infierno. Debes hacer tu elección. O este hombre era y es el Hijo de Dios, o un loco o algo peor. Puedes callarlo por tonto, puedes escupirlo y matarlo como a un demonio o puedes caer a sus pies y llamarlo Señor y Dios, pero no digamos tonterías condescendientes acerca de que es un gran maestro humano. . No nos ha dejado esa posibilidad abierta. No tenía intención de hacerlo.


Este Jesús: nuestro Salvador y Señor - digno de TODA nuestra adoración

Nuestro Salvador y Señor que nos llama a seguir y obedecer

Nuestro Salvador y Señor glorioso ante Quien nos inclinamos maravillados

Nuestro Salvador y Señor glorioso ante Quien nos postramos en santo temor.








3 views0 comments
Post: Blog2_Post
bottom of page