top of page
Search
  • Writer's pictureLou Hernández

QUEBRANTADO - Juan 12:1-11- Noviembre 20, 2022

Updated: Dec 2, 2022

MENSAJE POR PASTOR ROB INRIG DE LA IGLESIA BETHANY EN RICHMOND, BC

El pasaje que estamos viendo el día de hoy tiene una notable similitud con el reporte anterior en la Escritura Lucas 7:36-49 en el cual Lucas describe de un tiempo cuando Jesus es invitado a cenar a la casa de Simon, un Fariseo.

Entramos en la escena con los hombres reunidos alrededor de la mesa, no sentados como nosotros, sino recostados mientras se preparaban para comer. El cuarto estaría lleno con los miembros del circulo social de Simon. Otros hombres que podría pensar valdrían la pena como el, lo que significa una grande reunion de Fariseos. Como era costumbre, no habría mujeres en la mesa aunque algunas podrían estar fuera del cuarto, observando.

Comidas como esta, en un patio abierto, comúnmente trayendo a forasteros a escuchar la conversación. Y una reunion como esta, con los ‘importantes’ - los Fariseos, y la intriga -Jesus habría atraído a los curiosos.

En la mesa, estaban los homenajeados, quienes habrían sido recibidos con las normales cortesías: el abrazo del anfitrión y luego la atención a sus necesidades mientras sus sirvientes hacían que ciertos invitados fueran tratados como se debía. Los pies fueron lavados - quitando el polvo y la suciedad encontrados en sus viajes. Las cabezas fueron ungidas con el aceite para refrescar y revigorizar. El aceite evitaría también la transpiración excesiva en el aire caliente, del Medio Oriente.

No se equivoque, Simon no habría pasado por alto ni siquiera una de esas cortesías porque, de haberlo hecho, habría puesto en peligro su posición en la sociedad.

Entre este grupo hay otro. Como otros en la mesa, El es invitado pero El no es definitivamente homenajeado. Difícilmente Simon iba a homenajear a un hombre al que miraba con recelo. Ademas, el elevar a Jesus en frente de sus contemporáneos podría significar disminuirse a si mismo. Y Simon no estaba dispuesto a dejar que esto sucediera. En verdad, Simon invito a este invitado como un espécimen para diseccionar.

Así que, Simon y sus ‘virtuosos amigos, que se vieron a si mismos hablando por el corazón de Dios, hizo lo injusto al tratarlo como alguien que no merece ningún honor, ni siquiera las mas mínimas cortesías requeridas por la costumbre del Medio Oriente.

Retomemos la historia mientras la mesa esta puesta y la conversación es ruidosa.


Mientras se disponían a comer, esta dice que, “una mujer pecadora en ese pueblo se entero que Jesus estaba allí, ella compro una botella de perfume muy caro. Entonces ella vino y se paro detrás de Jesus. Ella lloro y comenzó a lavarle sus pies con sus lagrimas y secándolos con su cabello. La mujer beso sus pies y derramo el perfume sobre ellos”.

Indignante. Invasiva. Ofensiva.

Como ella se atreve? Alguien como ella, no viene a un lugar como este.

Alguien como ella, no viene a la presencia de personas como nosotros.

Escuchen en como la Escritura describe sus corazones, El Fariseo que ha invitado a Jesus vio esto y se dijo a si mismo, “Si este hombre realmente fuera un profeta, el sabría la clase de mujer que esta tocándole! El sabría que ella es una pecadora.”……. Jesus se volteo hacia la mujer y le dijo a Simon, “Te has fijado en esta mujer? Como si Simon no se hubiera dado cuenta, Cuando llegue a tu casa, no me diste agua para que pudiera lavarme los pies. Pero ella ha lavado mis pies con sus lagrimas y los ha secado con su cabello. Tu no me recibiste con un beso, pero desde que entro, ella no ha parado de besarme los pies. Tu incluso no derramaste aceite de olivo en mi cabeza, pero ella ha derramado perfume caro sobre mis pies. Te digo que todos sus pecados son perdonados, y eso es porque ella ha derramado gran amor”. Lucas 7:39.

Bien con eso de trasfondo, vamos a sumergirnos dentro del pasaje que miraremos esta mañana. Nuestro entorno es casi idéntico. Es hora de comer, solamente que esta mesa de comedor no es acerca de atrapar. Todo lo contrario. Esta es una comida de celebración.

Una mirada a la lista de anfitriones e invitados le dira porque.


Curiosamente, estamos nuevamente en la casa de Simon, de hecho Juan lo omite pero Mateo y Marcos no lo hacen. Si embargo, este Simon no es Simon, el Fariseo - el que pensaba de si mismo como justo, el que se sentía que el se paraba varios niveles por encima de todos los demás. No, este es Simon, el leproso.

Este Simon sabe lo que esto es que la vida se vaya al sur. La lepra le había había dotado con eso, convirtiendo a un hombre exitoso en uno quebrantado. Con toda probabilidad, lo había perdido todo - su familia, sus amigos, su hogar, su negocio, su lugar en sociedad. Todo se había ido, por algo sobre lo que no tenia control.

Pero el hecho de que esta cena sea en casa de Simon, nos dice algo. Simon había sido sanado.

No se equivoquen, no había cura para la lepra. Solo Dios podia hacer eso y El lo hizo. Esto es claro, Simon se encontró con Jesus y Jesus había hablado palabras de vida en carne muerta. Puso nuevas extremidades, nuevos dedos y nuevos dedos en los pies donde solo quedaban muñones. Con razón Simon estaba celebrando.


Hay otro sentado a la mesa, sentado junto a Jesus y los discípulos. Lazaro.

Podría usted imaginarse las conversaciones?

Entonces, Simon cuéntanos - como fue cuando tu cuerpo te traiciono? Como le hiciste frente? Sabiendo que nunca mas jugarías con tus hijos o sentirías el abrazo de tu esposa? Como trataste a tus antiguos amigos, quienes ahora desviaron sus ojos y mantuvieron la distancia?

Pero lo mas importante, dinos - como fue cuando El te sano y la vida volvió a inundar tus miembros? Se sintió como alfileres y agujas o solo fue solo una precipitación gigante?

En respuesta, Simon se adelanto - contestando de repente riendo mientras deleitaba a otros con relatos asombrosos de dedos de manos y pies y se sintió abrumado en como el atrapo su primera mirada a su nueva, cara transformada, mas perfecta de lo que jamas había visto. El posiblemente no pudo resistir, “Heh Pedro, con tu cara, deberías tener mucha suerte. No estaría de mas preguntar.

La risa, la broma. La alegría. El probablemente habría continuado con su historia si Lazaro no lo interrumpiera. “ Entonces tu piensas que eso es impresionante?” Y eso hubiera traído que la mesa se detuviera en seco con una carcajada estruendosa.

“Entonces, como estuvo? Lazaro, te sentiste como si despertaras de un profundo sueño? Había una luz cegadora” “ Y cuando El dijo, Sal’ se sintió como la oleada de un rayo desbocado?”

Risa y asombro. Preguntas y deleite. Asombro y gran alegria.


Y entonces, en como los hombres reían, comían, y entonces preguntaban algo mas:

Ella vino - sin anunciarse y sin invitación. Irrumpir en una fiesta a la cual ella no pertenecía. No para entregar pan. No para servir como lo había hecho su hermana sino para hacer exactamente lo que un marginado, sin reputación, había hecho algún tiempo atrás.

Ella vino, frasco en mano.

A adorar escandalosamente. A adorar de manera poco convencional. A adorar imprudentemente. A adorar ofensivamente. A adorar extravagantemente.

Porque? Porque ella había sido quebrantada por el amor.


Aqui esta la cosa. Quebrantada por el amor, no se contuvo por un tiempo mas aceptable. Ella no espero a venir de una manera mas presentable. A ella no le importo que ella estaba violando la convención. Ella solo vino exactamente como ella era - sin importarle lo que los otros pudieran pensar.

Ella hizo lo que ella había visto hacer a un quebrantado tiempo antes. Ella adoraría como ese que había adorado. No perfecto. No todos juntos. Sin tratar de ser algo que ella no era. Simplemente real. Solo necesitado y solo quebrantado. Viniendo al Unico que había sanado a los quebrantados y provisto para los necesitados. Tal como ella.

No es diferente. No es mejor. Solo una enamorada.


Se equivocaría si pensara que las acciones de Maria fueron impulsivas. No lo estaban. Esa Maria había estado tan atrapada en la emoción del momento, que ella corrió a su cuarto y agarro su posesión mas preciada y luego volvió a derramar su contenido sobre Jesus. Ella no lo había hecho.

Porque Maria no estaba en su casa. El regalo que ella trajo no estaba en la otra habitación esperando a que lo recogieran del estante.

No, Lo que hizo Maria fue intencional. Premeditado. Pensado y costeado. Ella estaba completamente consciente de lo que ella hizo. Estaban sus acciones llenas de emoción? Sin duda. Pero su emoción procedía de morar en la abrumadora grandeza de lo que esto significaba estar en la presencia de Jesus. Tener su vida llena de El que todo lo demás se volvió sin sentido en comparación.

Y así ella llego, frasco en mano. Lo llevo con mucho cuidado porque su valor era inmenso. Judas evalúa su valor en “300 denarios” - casi un salario de un año :5. Este recipiente llevaba sus esperanzas para el futuro. Este representaba todo lo que había ella hecho y todo lo que ella esperaba hacer.

Pero cuando ella llego a Jesus, ELLA LO DEJO IR. (Rompiendo la jarra)

Y ella rompió la jarra y uso este perfume para ungir los pies de Jesus. Rompiendo su posesión mas preciada. Derramándolo sobre la cabeza de Jesus y derramándolo sobre Sus pies. Mateo y Marcos nos dicen que, “Maria tomo una libra de ungüento de nardo, muy costoso y derramo el ungüento sobre la cabeza de Jesus”. :3 Mientras que Juan nos dice, Ella, “ungió los pies de Jesus”.

Ungiéndolo. Inclinándose ante El. Cayendo a Sus Pies. Porque ella se dio cuenta de lo que necesitamos, que si Jesus no tiene nuestro tesoro, El no nos tiene completamente.


interesante que Mateo y Marcos nos cuenten el relato de formas ligeramente diferentes que Juan. Esto no es porque haya una discrepancia en sus historias sino porque ellos quieren hacer brillar un lente diferente en sus historias.

Mateo presenta a Jesus como Rey - El Ungido de Dios, Su Poderoso Quien es digno de toda nuestra adoración. El tesoro de Maria ungiendo un tesoro mucho mayor. Ungiendo la cabeza de este rey, como su proclamación de que el Rey de Dios es su Rey.

El punto de vista de Marcos presenta a Jesus como un Siervo - el Rey siervo quien deja a un lado Su Corona para que nos acerquemos a El y le sigamos. El no demanda nuestra lealtad, El gana humillándose a Si Mismo para lavar nuestros pies para que nosotros le adoremos.

Y luego Juan presenta a Jesus como el Hijo de Dios cuyo titulo y reinado esta mucho mas allá de lo que podamos entender. Mas allá de cualquier imagen que tengamos. Mas allá de cualquier limitación que apliquemos. Mas allá de cualquier condición que le preguntemos a El atender. Mas allá de cualquier pregunta exigiendo que El conteste. Mas allá de nuestro mas allá. Pero aquí esta la cosa - que en mas allá ni siquiera se puede ingresar dentro, hasta que seamos quebrantados ante El.


Oh, No me refiero a que estamos quebrantados donde voluntariamente nos abrimos al daño o al dolor. O que oremos para que Dios traiga situaciones dentro de nuestras vidas para quebrantarnos o sensibilizarnos a las necesidades de los demás. No, me refiero a quebrantado por tratar de unir nuestras vidas ‘encontrándonos’ a nosotros mismos en alguna identidad buscada que es diferente de lo que somos ahora - que ‘SI solo fuéramos’ o ‘SI solo tuviéramos’ -una oficina mas grande, un mejor trabajo, una familia mas exitosa.

Y así vino ella, para romper el tesoro que tenia a cambio de un tesoro mucho mayor del que iba a apoderarse - derramando su vida en Cristo. Mientras ella caía en adoración a El.


SU ADORACION - SIN VERGÜENZA

Hemos llegado usted y yo a un lugar donde hemos roto el tesoro que aferramos y lo hemos derramado todo a Jesus? Adorarle sin importar lo que piensen los demás? Lavándole los pies a Jesus era una tarea de un esclavo. Pero a Maria no le importaba. Ella no estaba preocupada por lo que los demás pensaran. Ella no permitió que el orgullo le impidiera hacer lo que tenia que hacer.

SU ADORACION - EXTRAVAGANTE

Ella no retuvo nada. Ella no era conservadora en su adoración. Esta mujer no quería nada sobrante de su sacrificio. Ella no midió una porción calculando el mínimo que ella pudiera esperar en dar. Ella dio todo, y en regreso ella recibió el mas grande regalo que nadie podría recibir.

SU ADORACION - GOZOSAMENTE SIN RESTRICCIONES

En la cultura de aquella época, ninguna mujer, ni siquiera una prostituta podría soltar su cabello en publico. Si una mujer casada lo hacia, era motivo de divorcio. Incluso hoy, en algunas sociedades del Medio Oriente, una novia se suelta el cabello para su esposo y por primera vez, permitiendo que sea visto en la noche de su boda. Maria, al soltar su cabello, dejo claro que no se iba a conformar con nada menos que una intimidad plena con Cristo. Un encuentro casual nunca seria suficiente . Ella estaba en todo.


Y ENTONCES QUE PASA CUANDO ADORAMOS ASI?

El quebrantamiento expone la fragancia. Juan señala que la fragancia lleno la habitación, pero que no todos lo aceptaron. Las Escrituras nos dice, que Judas miro las acciones de Maria y se horrorizo. Que desperdicio!

El nunca se inclinaría como ella lo había hecho. El nunca se humillaría a si mismo como ella lo había hecho. Porque durante todos los años que paso con Jesus , el no fue mas que un observador. No importa lo que había visto; sin importar lo que hubiera escuchado, el observaría pero nunca se inclinaría. El nunca adoraría. Viendo y escuchando no lo llevarían al lugar de la creencia. Solo la fe hacia eso.

Mateo y Marcos nos dicen que en este evento fue el momento determinante de Judas donde el escogió el ser un traidor en lugar de un adorador. Su respuesta a lo que Maria había hecho? Su respuesta a los años que había pasado con Jesus - Que desperdicio!! Me llama la atención que Dios a menudo nos lleva a un lugar similar, donde El nos llama a decidir quien es Jesus? No en teoría sino en verdad. Por quien vivimos. Y Ante quien nos inclinamos.

Para Judas, las acciones de Maria fueron una fragancia desperdiciada pero la única fragancia desperdiciada es la que permanece embotellada y sin usar. La única adoración desperdiciada es la adoración que usted y yo nos negamos a dar.


La única adoración desperdiciada es la adoración que damos en gotas y gotas medidas. Absteniéndonos de nunca abrazar completamente al Unico que es completamente digno de toda adoración que podamos traer.


Nos reprimimos no queriendo parecer tontos. Nos reprimimos por no querer estar fuera de la asamblea. Nos reprimimos porque no queremos que los demás nos miren y piensen que estamos perdiendo el control. Nos reprimimos porque la verdadera adoración significa entregar nuestras vidas, nuestro comportamiento, nuestras actitudes completamente a El.


Adoración que dice, Entrego mi voluntad a la tuya. Viviendo bajo tus estándares no los míos. En ultima instancia, adoración es acerca de ser honesto con respecto a quien sirvo y lo que eso significa para mi forma de vivir. La pregunta es simplemente esta - Es Jesus SEÑOR de mi vida - en todo?


Adorando al SEÑOR Jesus Cristo por Quien El es y por lo que El ha hecho. Sin vergüenza. Extravagantemente. Gozosamente sin Restricciones.


Le esta llamando Dios a comprender que si no suelta sus tesoros que aprietas con fuerza en lugar de El, sus brazos no pueden abrazar al Señor cuyos brazos le abrazan a usted. Le esta El pidiendo que rompa algunas cosas abiertas en su vida para que pueda entrar completamente dentro del lugar de adoración a El? Salir y adorarle a El sin reserva como Su discípulo? Inclinándose a El. Obedeciéndole y amándole a El - Su vida primero en todo?


Su elección - un observador? O un adorador? Todo comienza con cosas quebrantadas.




1 view0 comments

Recent Posts

See All

Comments


Post: Blog2_Post
bottom of page